Preencha os campos abaixo para submeter seu pedido de música:

GDS CLIMA Mar del Plata

Terremoto en México: por qué el cielo tuvo destellos de colores durante el sismo

luces-en-el-cielo-terremoto-kx2c-u40738817678lue-624x385la-verdad-1

Se llaman “luces de terremoto” y se producen por la carga de energía de las rocas durante el movimiento de la tierra

El fenómeno es conocido como luces de terremoto
El fenómeno es conocido como luces de terremoto. Foto: Twitter

Cuando pasó lo peor, varias personas desde distintos puntos del oeste de México se volcaron a las redes sociales para compartir sus experiencias en relación al terremoto de 8,2 grados de magnitud que tuvo su epicentro de cerca de Chiapas poco antes de la medianoche. Pero también para comentar y preguntarse por un fenómeno que acompaño al temblor: destellos azules y verdes en el cielo desde el sur del país hasta su capital.

“Que alguien me explique estas luces en la CDMX (Ciudad de México) durante el temblor”, compartió, acompañado de emojis, el usuario @Efrain_Salinas cuando compartió un video en el que se podían ver las luces, una suerte de relámpagos de colores. Las respuestas fueron teorías que iban desde el choque de cables eléctricos hasta presencias desconocidas.

Según una nota del diario El País, de España, este fenómeno surge a partir de la carga de energía que se libera durante un terremoto. Se conocen como EQL (por “earthquake lights”, luces de terremoto en inglés).

Se trata de un “efecto luminoso no cuantificable”, señaló Miguel Ángel Rodríguez, científico titular del Instituto Geológico y Minero de España. “Hay registro de estas luces desde hace siglos, mucho antes de que existiera la luz eléctrica. También hay testimonios de su presencia en cualquier lugar de planeta donde ocurre un terremoto”, agregó.

Por su parte, Emilio Carreño, director del Instituto Geográfico Nacional de España (IGN), explicó: “Un terremoto se provoca por la ruptura de una falla, tras acumularse tensión tectónica en la zona. La fricción de las rocas puede generar en su superficie corrientes eléctricas por el flujo de iones que genera”. La gama de colores que puede verse en el cielo, según los registros históricos, suele englobar los tonos blancos, azules y violetas, los mismos que los de las corrientes eléctricas.

El científico de la NASA Friedemann Freund comentaba ya en 2001 que estas luces son causadas por ciertas propiedades eléctricas de las rocas durante el choque de placas tectónicas. “Si el nivel de estrés [entre las rocas] es alto, aparecen cargas eléctricas que transforman momentáneamente la roca aislante en un semiconductor”, explicaba.

Los especialistas también destacan a este fenómeno como una manera de predecir los movimientos telúricos ya que “las luces de terremotos también se han registrado antes y después del mismo”, según Carreño, y completó que se pueden ver hasta cuatro semanas antes de que llegue el sismo.

Deixe seu comentário:

Últimas noticias

Últimas do blog

  • san-valentin

    Música para San Valentín

    Música para San Valentín Slow Hands – Niall Horan   Shape of You – Ed Sheeran I Want Your Sex – George Michael   Let Me Love You – Mario Los elegidos por los oyentes en GDS radio Heartbeat –... Leia mais

    Em 09/02/2018
  • mata_amritanandamayi

    Amma y la mística del abrazo

    En busca de un abrazo Mata Amritanandamayi Devi (en escritura devanagari: माता अमृतानन्‍दमयी), también conocida por sus seguidores como Madre (Amma) (nacida el 27 de... Leia mais

    Em 14/01/2018
  • calentamiento-global

    WILLIAM NORDHAUS Y EL PRECIO DE CALENTAR EL PLANETA

    Premio para el pionero en relacionar economía y clima   © Fundación BBVA Para el economista estadounidense William Nordhaus (1941), la emisión de cada tonelada de CO2 debería gravarse con 40€, en lugar de... Leia mais

    Em 09/01/2018

Estamos conectados

AMOR ES GDS

La experiencia se logra conociendo buena gente en el camino de la vida, es la retribución de pensamientos y conocimientos sobre lo que nos apasiona yendo siempre por más, porque los objetivos tienen un destino pero no un final. Guillermo Sammartino